Resumimos los principales beneficios para el reciclaje del papel:

  1. Ahorro de energía: La fabricación de papel a partir de papel reciclado supone un ahorro del 70%[1] de la energía (más que en el vidrio) que se utilizaría si se fabricara a partir de madera o fibras vírgenes.
  2. Reducción de la materia prima consumida (árboles talados): Por cada tonelada de papel reciclado se ahorra en madera el equivalente a 12 árboles [2] (4m3 de madera). Otras fuentes indican 17 árboles.
  3. Ahorro de recursos: Reciclando, se podría abastecer a la industria del papel-cartón con casi el 69% de los recursos que se necesitan.
  4. Ahorro de agua: Reciclar el papel ahorra un 80% de agua con respecto a la producción a partir de fibra virgen.
  5. Mejora la calidad del aire y el agua: El reciclaje del papel supone una disminución del 74% de las emisiones de gases y una reducción del 35% de las emisiones contaminantes del agua.
  6. Ahorro de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  7. Se evita que los residuos vayan al vertedero o ser incinerados.